domingo, 21 de julio de 2013

Camelbaks




“Camelbakso sistemas de hidratación. Dicho de otro modo, las “bolsas de agua con tubito para beber”. Hoy en día podemos encontrar sistemas de hidratación para todos los gustos: de diferentes tamaños, marcas y precios.

Los camelbaks son una nueva (en realidad no tan nueva) forma de reponer el agua que nuestro cuerpo pierde, frente a las clásicas cantimploras, termos o bidones.

 

 

 

Sistema de hidratación o “camelbak”

  • Ventajas:
    • No es necesario quitarse la mochila para beber
    • Permite una hidratación constante (consecuencia directa de la primera ventaja)
    • Ocupa poco volumen en la mochila, dejando espacio para otras cosas. El peso está pegado a la espalda, distribución idónea de la carga.
  • Inconvenientes:
    • El agua puede tener “sabor a plástico”
    • No sabemos cuánta agua nos queda a no ser que nos quitemos la mochila y lo comprobemos
    • Más engorroso para rellenar (quitar mochila, sacar bolsa de agua…)

Cantimploras, termos o botellas

  • Ventajas:
    • Agua con buen sabor
    • Controlamos en todo momento cuánta agua nos queda
    • Sencillo para rellenar
  • Inconvenientes
    • Hay que quitarse la mochila para beber, lo cual puede ocasionar que bebamos menos de lo que debiéramos
    • Suele acabar en el fondo de la mochila, que no es el sitio idóneo para colocar el peso

Las opciones son múltiples

Lo cierto es que las opciones son múltiples. Porque también podemos llevar un pequeño termo (medio litro o similar) colgado con un mosquetón en el exterior de la mochila. Esto nos va a permitir hidratarnos sobre la marcha, sin quitarnos la mochila. Cuando el agua se acaba, paramos, y rellenamos del termo grande que llevamos dentro de la mochila.
O podemos llevar un par de termos de tamaño medio en los bolsillos exteriores que algunas mochilas incorporan. O un termo en el interior de la mochila conectado a un tubo, permitiendo ambas opciones con solo retirar o conectar dicho tubo.
Otras veces, el parar a beber agua es la excusa perfecta para tomar aire, descansar de la mochila, disfrutar del paisaje que nos rodea, hacer un par de fotos y charlar con los compañeros de trekking.
Por todo esto, mi respuesta a la pregunta planteada es que depende de la actividad que vayamos a realizar. Si vamos a hacer trail running, seguramente nos quedaremos con el camelbak. Para el Camino de Santiago, quizás vamos a preferir un pequeño termo exterior y otro más grande dentro de la mochila. Lo dicho, dependerá de la actividad a realizar, y de los gustos y preferencias de cada persona.

2 comentarios:

  1. Yo siempre llevo camelbak en carreras de tipo medio o largo, aunque si hay bastantes avituallamientos ahora me estoy acostumbrando a ir con la botella en la mano.

    Lo que sí es superior a mí es llevar cinturones de hidratación, no soporto llevar peso en la cadera.

    ResponderEliminar
  2. Buenas compañero que tal? Bueno eso me supongo que será cuestión de preferencias y gustos, yo tampoco soy muy amigo de llevar cinturones de hidratación, pero bueno me supongo que serán según necesidades de la persona, y los gustos. En cuanto a las camelback las puedo llevar en carreras de 15 o 28 km, si son menos, y hay bastantes avituallamiento, no me llevo nada.

    ResponderEliminar